El salón de la fama de Cooperstown, modelo a imitar por Montecristi

 Por.- Willian Baldayaque



El salón de la fama de los jugadores de las grandes ligas en la ciudad de Cooperstown, New York, recibe 350.000 visitantes cada año, eso equivale a 958 personas por día que van interesado en conocer este museo histórico. 

Sus inicios surgen luego que varios empresarios trataban de atraer turistas a Cooperstown, una pequeña ciudad de apenas dos mil y algo de habitantes, que se vió muy afectada por la Gran depresión de los años 1929 previo a la segunda guerra mundial, que diezmó la industria del turismo, y por la llamada Ley seca, que destruyó la industria del lúpulo, planta utilizada para dar sabor amargo a las cervezas y que se sembraba en el pueblo. 

El punto es que Cooperstown es la ciudad principal de la historia del béisbol en los Estados Unidos y en el mundo y cada año en el estadio Doubleday, se juega el Partido del Salón de la Fama, un partido entre dos equipos de las Grandes Ligas. Así como la actividad conocida como el "Fin de Semana del Salón de la Fama" que incluye un concurso de "home runs", programas especiales en el museo, y un desfile por la calle principal de Cooperstown.

Ahora la pregunta del millón de pesos, es porque si declaran el 23 de Septiembre, como el Día Nacional del Pelotero, en honor al primer pelotero en llegar a Grandes Ligas, Osvaldo Virgil, no podemos tomar tan solo ese punto, para organizar una semana de fiesta en Montecristi, visitadas por cientos de turista, que llegaran interesado en conocer la actividad, pero que utilizaran todo los servicios del pueblo, desde hoteles, restaurantes, servicios de tours, dinamizando ese día toda la economía de la provincia.

 
Diseñado por Bellota Hosting para contrataciones 809-751-2222