jueves, 2 de agosto de 2018

Los títulos profesionales de la Mierda

Willian Baldayaque
Montecristi

Rachel mi hija mayor le pregunto a unos de sus primos, que va a estudiar cuando sea grande… Mientras ellos hablaban de lo que serán de grande, medite y me transporte a esos tiempos en donde yo también decía que estudiaría de adulto.
Decía arquitecto, porque el único don que tenía era el de dibujar y era la carrera que entendía era más acorde. Luego que llego la oportunidad de estudiar en la universidad descubrí que ¨Publicidad, Mención Diseño Gráfico era lo que si iba más con mi habilidad de dibujar. Así que inicie mi carrera en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), todo con el fin de obtener un título académico que me permitiera obtener mi sustento haciendo algo en lo que era bueno y me gustaba (Dibujar).
Todo iba bien en las materias, hasta que empecé a conocer la diversidad de profesores que me hicieron pensar de otra forma sobre la realidad de mi país y la vida. Me apasiona la filosofía, la psicología, la historia dominicana, las ciencias sociales. Mi relación con los movimientos estudiantiles, valientes todos y que se apoderaban en las diferentes luchas en la UASD, junto con esas materias fueron formando otro hombre en mí, aparte de mi dedicación a la lectura.
Tanto así que mande a la mierda la carpeta de dibujo y todos los lápices y regla que tenía. Porque mientras tenía que hacer trabajos de diseños y visitar museos y teatros, la realidad cruel que veía a mí alrededor, de miseria, pobreza y corrupción política, despertaban en mí otras preocupaciones.
Descubrí que dibujar solo me fue útil de joven, cuando sorprendía a la fémina que pretendía con un diseño inspirado en su nombre. Por eso estudie luego Administración de Empresas, una carrera más acorde al trabajo que tenía, ya que el fin era adaptarme al sistema o morir detrás de un sueño, que más bien era una estupidez de joven.
Hoy soy comunicador y trabajo radio, televisión y escribo dentro de las posibilidades que me formaron. No tengo un título profesional pero en la actualidad inicie Derecho en la UCE, más por gusto que por complacer al mundo de que necesito un título para ejercer algo a lo que no me dedicare. Lo haré por el conocimiento, porque al final eso es lo que importa.
Según estadísticas ofrecidas por el Observatorio Político Dominicano de la Fundación Global Democracia y Desarrollo (FUNGLODE), el desempleo juvenil ronda en un 20%. Cientos de jóvenes andan por ahí con un título bajo sus brazos sin ninguna garantía de que harán para poder ejercer la carrera que el sistema le dijo que debían obtener para ser alguien en esta sociedad.
Ahora resulta que ni siquiera un título es garantía de nada, cuando sabemos de políticos que sin capacidad mínima, hoy obtienen salarios jugosos más que un profesional, solo por saber lamber, chupar media, tumbar polvo y aplaudir todo a su jefe.
En Edinson Estevez, veo reflejado en futuro de mis hijos, que sueña con ser profesionales, sin conocer la mentira que hay detrás de un título académico, garantía de mierda en este sistema. Él hablara hoy de todo lo que ha tenido que pasar para conseguir un trabajo y al fin ver la posibilidad de lograr sus metas en su vida.

 
Diseñado por Jose Veras Design para contrataciones 829-290-7382