Las mujeres de Montecristi no saben besar



Por.- Willian Baldayaque



Siendo apena muy joven inicie mis primeras lecturas en los periódico que mi padre compraba. En eso tiempo no había televisión, por lo que era normal, que el periódico lo andará de arriba y abajo, para encontrar algo que me interesara.


Entre esas largas búsqueda, me encontré con una columna de la reconocida y controvertida sexóloga dominicana Nancy Álvarez, conocida en ese entonces, con el nombre ¨Consultando con Nancy¨, un espacio donde los lectores le enviaban preguntas y ella respondía.

Imagínese a un niño sin el cuidado de su padre, leyendo todo tipo de pregunta de consulta sobre sexo, sin los padres imaginar qué tipo de columna me llamaban la atención. Cada lunes esperaba para ver los diferentes casos y los consejos de esta profesional. Reconozco que gracias a esa columna comprendí muy joven los temas delicados de las relaciones entre hombre y mujer, los cuales me dieron la madurez para comprender casos que hoy en visto y vivido.


Entre esa consulta encontré una pregunta que me llamo la atención y fue la de un joven que quería saber cómo besar… Nancy le dijo que no se preocupara por eso, que llegado el momento si lo hacía con el corazón y deseo, el beso iba a fluir y la experiencia no iba ser necesario. También recuerdo perfectamente que decía de forma clara. Que un beso debía ser baboso y mojado. Idea que me hicieron como todo pariguayo creer que me la sabía toda. Pero aun no había besado a esa edad y francamente, no era una preocupación de los jóvenes de mi edad de ese entonces. 


Para suerte mi primer beso fluyo como si ambos fuéramos experto. Era el primer beso de esa joven y era el primero mío y sea lo que sea que lo hicimos y como lo hicimos, fue especial, porque fue tal como Nancy decía, con deseo y con el corazón puesto en el. 


Sin embargo en la actualidad en muy penoso lo que he tenido que vivir, como es obvio he dado mis besitos por ahí y un 80% de esas chicas, necesitan urgentemente clases de cómo besar, pero ya!. Porque simplemente lo que están haciendo no es besar, sea lo que sea que creen que hacen, avergüenza la belleza que encierra ese evento sublime, que nace de las ganas y del corazón, entre un hombre y una mujer que se atraen.


Aunque tengo la capacidad y soy un profesional en la materia, no puedo dedicarme a enseñar a todo el mundo aquí. Por lo que tendré que ver como creó una especie de consultorio, donde reciba a ciertas inexpertas y poderla conducir con paciencia hacia el verdadero acto extraordinario, bello y de gran emoción, que da el besar de forma correcta.


Le aviso cuando inicio las consultas…

 
Diseñado por Bellota Hosting para contrataciones 809-751-2222