martes, 22 de enero de 2019

¨Para ser respetado es necesario saber o aprender a respetar ¨


Willian Baldayaque


Hoy nos damos cuenta de la importancia que tiene el respeto en el trabajo, en el amor, en la amistad y demás relaciones. Hoy más que  nunca entendemos que este valor, es fundamental para lograr armonía en todos los ámbitos en que los seres humanos se relacionan.

¨Para ser respetado es necesario saber o aprender a respetar ¨, que aunque es una frase muy pasada de moda, no deja de ser importante y vital a la hora de exigir respeto, ya que equivocadamente entendemos que por jerarquía, por posición social o económica la estaremos recibiendo siempre.

 Veamos:

La Policía Nacional y el Ejército hoy en día dan pena y vergüenza. Los ciudadanos lo ven más que un cuerpo de orden y seguridad, como los principales delincuente y estafadores. Ver un agente o un militar es ver un posible atracador, mientras en otros países inspiran confianza. Aun portando armas de fuego, ya los ciudadanos los enfrentan y catalogan de lo peor y todo estos ha sido por los abusos de poder y malas prácticas de algunos.

En el trabajo es común ver el mal trato y abuso de los superiores, entendiendo que sus empleados deben de perder su dignidad y acatar todo tipo de acusaciones e improperios, sin derecho a la réplica o a la palabra.

En la amistad es común confundir confianza con bromas mal sanas que dañan con la moral de dicha persona, con el alegato de bromas pesadas que tiene su segundas intenciones. Cuando en una amistad solo hay dos caminos, frenar esa actitud, estableciendo claro los parámetros o dejando esa relación para que no llegue a peores situaciones.

En el amor o relación de pareja no hay nada que buscar cuando una de la pareja no respeta a la otra, sino que cada oportunidad que se presenta la emplea para minimizarse y burlarse públicamente o a su espalda. Si existiera respeto por sí mismo y por el compañero, esa relación no tendría razón de ser, para continuar. Por años vemos parejas mantenerse juntos cuando ni públicamente ni en la intimidad existe el mínimo respecto uno al otro.

En las redes sociales es peor aún, con cualquier planteamiento te crea enemigos. Solo por exponer tú pareces sobre cualquier tema, recibes improperios y descalificaciones que llegan a lo personal. Gracias a Dios y a
Mark Zuckerberg al menos que facebook tiene la opción de bloqueo, porque de lo contrario tendría que tolerar el comportamiento de estos.

Hoy muchos demandan obras y desarrollo. Yo pido algo más sencillo por el bien de nuestra sociedad: ¨Respeto¨, pero siempre recordando que no recibirá aquello que usted no da.

 
Diseñado por Jose Veras Design para contrataciones 829-290-7382