Sonido para John Ramirez (La Braza)

Willian Baldayaque

9 años de edad tenía cuando a la distancia, ubicado en algún rincón de la cancha Bienvenida Socias, como un niño delgado y tímido que era, veía al joven narrador que le ponía sazón al juego de baloncesto en ese tiempo en los 90, Jhon Ramírez.

Luego ese mismo joven posteriormente me daba de vez en cuando mi empujón al Liceo José Martin, cuando tenía los afanes de recorrer desde el sector Albinar hasta el liceo donde estudiaba. Siendo muy joven mi conversación se limitaba a gracias y saludos. Nada de una amistad, ni una relación de grandes amigos, pero le estimaba y reconocía por el trato que él le daba a un niño que el ni siquiera conocía bien.

Con el tiempo nos volvemos a encontrar, pero esta ocasión soy un adulto que tiene la oportunidad de agradecer su trato y tener el atrevimiento de darle la gracias en nombre de toda la fanaticada del baloncesto de Montecristi, por los grandes momentos que ha hecho vivir a los fanáticos con su estilo único y original.
El hombre de: ¨La madre si sufrimos¨, ¨Gualy tu Motoconcho de Confianza¨, ¨Suelta la esfera y el aro no se entera¨, todos los jocosos comentarios y apodo que ha creado en pleno juego, son recuerdos que han marcado y que harán recordarle por siempre.
Ayer luego de 27 años se le reconocido su labor, en una ceremonia que me hubiera gustado el público valorara o entendiera un poco más, porque ayer, hoy y mañana si hablamos de baloncesto, no podemos solo hablar de grandes jugadores en la cancha, sino también de quienes le ponen el encanto, chispa con su narración y Jhon ha sido de los tres mejores que ha dado Montecristi, de quienes hablare a su tiempo.
Nota: Últimamente se ha dañado con Santos Vasquez, jociando cervezas, a cambio de payola, negocio que lo hace dignamente como un come solo que es, pero aun así se le estima.

 
Diseñado por Bellota Hosting para contrataciones 809-751-2222