Casa de Isabel Mayer: Hoy letrina pública de Montecristi

Willian Baldayaque



Cuando estudie en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), la profesora de Historia Social y Económica Dominicana, me tenía cansado con la idea de ir a conocer todos los monumentos históricos que habían tenido un papel importante en la historia de nuestro país. 

Era un empleado privado que no tenía tiempo para esos paseos por la ciudad colonial, pero gracias a esta tarea nació en mí el interés genuino por la historia. Incluso, cuando llegue a los medios en Montecristi mi tema eran sobre historia dominicana, ya que gracias a esta experiencia mi pasión por la lectura había aumentado y me sentía más cómodo hablando de estos temas, porque creía que al igual que yo, otros podían interesarse en el papel importante que Montecristi igualmente tenía en la historia del país. 

Pero con el tiempo en los medios me di cuenta, que el pueblo prefieren que le hablen de chisme políticos, de animales en la calle, de robos, de atracos y todo tipo de tema que alimentan su morbo. Es más fácil que alguien lea este articulo con el título: Casa de Isabel Mayer: Hoy letrina pública de Montecristi, que si hubiera utilizado: Breve historia sobre la casa de Isabel Mayer o la importancia de nuestros patrimonios culturales. 

Pero hoy me animo por la denuncia de un mal olor que proviene de esta residencia, hogar de Isabel Mayer quien fuera una defensora de los derechos de las mujeres dominicana, llegando a involucrarse en el movimiento feminista y quien dirigió el “Club de Damas” en Montecristi, conocido en todo el país. 

Isabel Mayer fue miembro fundadora y participante activa de la Acción Feminista Dominicana (AFD), que luchó por los derechos de las mujeres en un momento en que Trujillo lo restringía. Por la lucha de ella y otras mujeres se logró el derecho al voto para las mujeres en el 1942. Llegando posteriormente a ser senadora y gobernadora de Montecristi. 

Hoy su residencia que fue referente para muchos visitantes y que tiene un valor incalculable, como patrimonio cultural, se ha convertido en una letrina pública, donde los ciudadanos que visitan los centros de bebida cercanos a ella, orinan y defecan en ella. Peor aún sirve de dormitorio y residencia en la actualidad a emigrantes haitianos.

Pero que pasa que seguimos dejando caer estos lugares y no son rescatado como patrimonio culturales? Porque este descuido y apatía por lo que podría ser un centro de atracción turística al país? Porque no existe un programa de rescate de patrimonios culturales, sobre la base de la Ley No. 318 sobre el Patrimonio Cultural de la Nación. La cual establece en su primer Considerando: Que el artículo 101 de la Constitución de la República, establece que la riqueza artística e histórica del país, sea cual fuere su dueño, formará parte del patrimonio cultural de la Nación, y estará bajo la salvaguarda del Estado.

Sumando además los siguientes artículos:

Artículo 2.- Forman parte del patrimonio monumental los monumentos, ruinas y enterratorios de la arqueología precolombina; edificios coloniales, conjuntos urbanos y otras construcciones de señalado interés histórico o artístico, así como las estatuas, columnas, pirámides, fuertes, coronas y tarjas destinadas a permanecer en un sitio público con carácter conmemorativo.
Artículo 3.-El patrimonio artístico está constituido por el conjunto de bienes muebles y piezas, sea cualquiera su origen y situación, de indubitable valor, en virtud de su arte o significaciones históricas, destinadas o susceptibles de destinarse a formar parte de los fondos propios de un museo público.

En conclusión señores, la misma Ley nos da amparo legal, para que estas viviendas, hoy letrinas públicas en Montecristi sean rescatadas. Pero la pregunta del siglo…

Habrán autoridades dispuesta e interesadas en rescatarla?



 
Diseñado por Bellota Hosting para contrataciones 809-751-2222