jueves, 25 de octubre de 2018

Montecristi: Entre bocinas, voceros y comunicadores


Willian Baldayaque

Un amigo con justa razón me señalo que en Montecristi es muy poco común ver otro tipo de noticias que no sean propia de gobierno, de los políticos y sus funcionarios. En muy rara ocasiones se puede resaltar algo que no tenga que ver con la cercanía a los bandos políticos que pululan en la provincia.

Sin embargo quedan días tras días en el anonimats aportes en diversas áreas, que impactan positivamente a muchos ciudadanos. Pero por el hecho de que esa acciones sea positiva o no, no son reenumerada económicamente no se toman en cuenta, representando esto una vergüenza para quienes nos hacemos llamar comunicadores, locutores o periodista.

Es por eso que quise establecer a modo de aclaración que si es cierto de que todos trabajamos para un equipo político, también es cierto de que otros al menos llevan a sus espacios jóvenes emprendedores de arte, la cultura y del sector empresarial, además de personalidades que vienen realizando una labor ejemplar en la provincia, enviando un mensaje diferente a los telespectadores y radios escucha. Con el fin de ir mas allá de show político, que es utilizado por muchos espacios para crear rating, porque de no hacerlo no tendrían nada más que ofrecer.

Es común ver comunicadores destacarse solo por atacar funcionarios, ofender a otros, y levantar la voz cuando se le lesiona en lo personal. Sin embargo el trabajo de mantener a la población informada pa´cuando?

Incluso hay comunicadores que si el empresario Carlos Rodríguez hizo un aporte significativo para el pueblo, no se resalta porque no le paga publicidad.  O si el senador Heinz Vieluf como legislador somete un provecho en beneficio del país, tampoco se resalta porque no somos voceros de él, aun si la acción sea de trascendencia nacional. Y es así como se no hace imposible dividir la labor de informar de manera objetiva e imparcial un hecho, con la de voceros y bocinas.

Esta crítica la cual considero constructiva servirá para que el pueblo empiece a identificar quienes se enmarca en los términos: bocinas, voceros o comunicadores y exijan a los mismos, un poco más de lo que ofrecen, que es ser profesionalmente informado.

Esperando que dicho análisis pueda ser acogido por todos, por el bienestar y el futuro de la comunicación de la provincia, muy atentamente, quien les habla:

¨El Comunicador, de los comunicadores¨.

 
Diseñado por Jose Veras Design para contrataciones 829-290-7382