jueves, 30 de agosto de 2018

A los desempleados en Montecristi


Willian Baldayaque
Resultado de imagen para desempleo

Ciertamente no hay suficiente empleos para todos en nuestra provincia, ni en el sector público, ni mucho menos en el sector privado. Pero mucho peor, no hay un plan estratégico vía a solucionar este problema macro que afecta a tantos hogares en nuestra provincia y que afecta su movilidad económica, social y hasta educativo, ya que sin dinero nadie se forma o capacita.  

A este problema se suma, que muchos esperan que las cosas solo se resuelvan con el tiempo y se quedan en sus hogares a la esperanza de ese milagro del cielo, sin hacer absolutamente nada, para cambiar esa triste realidad.

Cuando vivía en Santo Domingo le pregunte a un señor que vendía chocolates en la avenida Duarte, si le rentaba económicamente para él y su familia vender todos los días los chocolates. A lo que respondió no solo con una repuesta afirmativa, sino también la cantidad de miembros que de esta actividad dependían, las cuales eran exactamente 6 miembros, entre los cuales se encontraba su esposa, madre y 4 hijos.

Veamos:

El vendía los chocolates a 10 pesos y vendía al menos a 100 personas de las cientos que pasa por la Duarte, para un total de RD$1000.00 diarios o más, producto de las ventas. Esos RD$1000.00, usted lo multiplica por 30 día de venta, y al final del mes usted tiene un margen de salario de RD$30,000.00, sin calcular que podría aumentar la hora de trabajo y así obtener mayores ingresos.

O sea un chiripero que vende chocolates, puede ganar más que un empleado de oficina, que está obligado a trabajar más hora y sujeto a un aumento cada año si los gremios y el sector privado se ponen de acuerdo. Cosa que muy poco hacen y cuando lo logran es apena un 8% que te aumentan al final.

Lo que deseo significar señores, es que hay muchos negocios informarles que usted se puede dedicar y obtener mejores salarios que cualquier oficinista que usted ve muy bonito en una oficina, con ropa cara, pelo bien arreglado, prenda y en el caso a joven hasta con corbata, que ganan mucho menos que esos chiriperos.

Obviamente, para dedicarse a este tipo de negocios informales, usted necesita dejar muchas cosas, como son la vergüenza al trabajar, la timidez, la haraganería y la arrogancia de creer que dedicarse a realizar ese tipo de trabajo afecta tu dignidad. Cuando más vergüenza debe de dar que usted sea una o un manganzón que está a costillas de sus padres sin general ningún tipo de beneficios al hogar.

Más vergüenza debe de dar que usted se limpie con un papel que no compro, que se cepille con pasta que no compro, que se lave con un jabón que no compro y que se siente a comer algo que usted no realizó ningún esfuerzo para que estuviera en su mesa calientica.

Levántese de ahí haraganes y empiece a pesar que harán con su vida, porque no se justifica su conducta acomodada y arrimada a sus padres.

 
Diseñado por Jose Veras Design para contrataciones 829-290-7382