jueves, 12 de julio de 2018

Los hermanos que ayudaron a rescatar una niña en El Café

Martín Adames
Santo Domingo

“Veo eso de nuevo y lo hago con mucho gusto otra vez”, fueron las primeras palabras de Gabriel Batista, quien junto a su hermano Joselín Batista se sumergieron en las turbias y profundas aguas que arroparon varias casas en el sector El Café, en Herrera, para preservar la integridad de Jenny Maoli González, de dos meses de edad, en momentos en que el agua subía de manera desproporcionada tras las fuertes lluvias que provocaron los remanentes de la onda tropical Beryl.
“Yo estaba en el agua, escuché a la madre de la niña gritando, entonces yo, mi hermano fuimos a sacarla con otros vecinos, me la pasaron desde un plato (azotea), y se la pasamos a la abuela que estaba en la orilla”, resumió Batista al ser cuestionado sobre lo que pasó.
“La vida hay que cuidarla, y más la de los niños y las de otras personas”, expresó el joven de manera humilde e inocente sobre su determinación de ayudar a cualquiera que se encuentre en una situación similar.
Debido a la inundación que se produjo en las calles 8, 4 y 10, Batista lamenta haber perdido su teléfono celular, su colchón y otras pertenencias, al igual que sus vecinos, pero con la diferencia de que hoy cuenta con la satisfacción de haber salvado una vida junto a su hermano. “Lo hago por esa niña o por cualquier persona que yo vea en esa necesidad”, reiteró Batista, quien haciendo un favor contribuyó a salvar una vida, en momentos en que los organismos de protección civil que están llamados a hacerlo, no habían llegado al lugar.  

 
Diseñado por Jose Veras Design para contrataciones 829-290-7382