lunes, 30 de julio de 2018

La mentira viene disfrazada de Belleza


Willian Baldayaque
Mentir en la adolescencia

En la política, en lo laboral, en lo religioso, en lo comercial y sobre todo en el amor, la mentira viene disfrazada de belleza.

Si la filosofía fuera introducida en las aulas desde temprano, el niño o el joven estaría preparándose para poner en tela de juicio todo lo que se le inculca como verdad absoluta, en contra de su capacidad de discernir y razonar. 

Mis primeros días en la UASD, en la clase de filosofía, fueron suficiente para darme cuenta que muchas cosas que hacía y pensaban, ni siquiera era por decisiones mía. Sino que seguía el patrón de lo que era correcto, con el riesgo de ser castigado si me salía de el.

"Cogito ergo sum" en español "Pienso luego existo",  razonamiento de René Descartes, sería suficiente para que el ser humano haga una revisión exhaustiva de si realmente existe como persona por sí mismo o solo eres un títere del sistema, que te dicen sin darte cuenta que pensar, que desear y que decir.

Porque digo que la mentira viene disfrazada de Belleza?

En la política y en especial en campaña, la belleza es toda la promesa que te venden. Nada más lindo que un aspirante te diga que en tu vida todo cambiará con su llegada. 

En lo laboral, todas las empresas y jefe te garantizan que hay que pasar trabajo, porque mañana las cosas serán mejores. Con la belleza y atractivo de un mejor salario y así te pasa 30 años en una empresa, endrogado con esa bella promesa.

En lo religioso, la belleza es la promesa de vida eterna, de riquezas, de bienestar y bendiciones del cielo más que a los demás que no van a la iglesia. Así con la belleza de que iré al cielo se viola el sacerdote al niño, el pastor se lo mete a la sierva y el líder te saca el diezmo y la ofrenda.

En lo comercial es igual de peor, ya que el sistema te dice cuál es la moda a vestir cada mes o temporada, te dice que será feliz con el celular nuevo, con el auto, con la pinta. Nada más falso disfrazado de mentira que la idea de felicidad detrás de la adquisición de algo material.

Por último pero no menos importante y en esto sí debemos de ser más cuidadosos y astutos. Es en el amor disfrazado de la belleza física de una persona, con un atractivo que encanta y envuelve al hombre más astuto y capaz que pueda existir. Sin lograr identificar a tiempo la mentira y falsa que hay detrás de esa mágica, encantadora y seductora belleza vacía, sin escrúpulo, sin piedad y sin corazón.

Aunque todos hemos caído, no todo el tiempo debemos ser estúpido. Por lo que en la política, en lo laboral, en lo religioso, en lo comercial y sobre todo en el amor debemos tener más cuidado, para no llegar a perder el juicio y la razón. Anteponiendo así, nuestros proyectos y deseos, a cambio de los brazos atractivo de la belleza hueca, disfrazada de promesas y mentiras…

¨Cuando una persona dice una cosa, su lengua otra, y su corazón otras cosas distintas, estamos ante un tipo de persona que no sirve para nada¨.

               Gandhi

 
Diseñado por Jose Veras Design para contrataciones 829-290-7382