martes, 10 de abril de 2018

Consejo a dueños cabañas en Montecristi

Por.- Willian Baldayaque



No cabe duda de que unos de los negocios más rentables de todos los tiempos son las cabañas o moteles de paso, ubicados en la cercanía de los pueblos y aquellos hoy ubicados en el mismo interior del pueblo. Representando así un alto riesgo para quienes utilizan dichos servicios de manera seguida, por la poca privacidad del lugar.

Debido a los tabúes y la doble moral de las personas, surge mucha preocupación, a la hora de dirigirse a estos lugares de placer, ya que el temor más grande no es lo que pasará dentro de la habitación, sino que el temor y riesgo es que te vean o descubran entrando a esos lugares, un familiar, amigo, o alguien conocido.

A pesar de los tabúes, del temor, de la doble moral, a pesar de que la gente no le gusta el tema sobre sexo, a pesar de que se tapan los ojos, los oídos y la boca cuando leen sobre sexo o cabaña, a pesar de todo esto su hipocresía se ve desnuda, cuando nos enteramos de que estos negocios son los más jugosos y más rentables, y aunque se quiera negar, el sexo es la actividad favorita y más practicada por la humanidad, prohibida o legal, quiera usted o no aceptarlo.

Sobre el tema que nos compete, aquí los consejos a estos negocios para la mejoría de los mismos:

Por favor si van a construir otras, que esta inversión sea fuera del pueblo. Ya que ayudará a  que uno lleguen sin ser visto por los chismosos lleva vida del pueblo.

Por favor, el precio no debe de variar por el aire. Ya vivimos tiempos en que el servicio de aire no debe de faltar, ya que la actividad que se va a realizar ahí, requiere de un ambiente que favorezca.

Traten de vender el servicios luego de la diez, que uno pueda entrar y salir sin la obligación de amanecer y verse obligado a pagar más. 

Los preservativos son gratis, traten de dejar más cantidad en las habitaciones, ya que hay ciertos días que las personas se siente más contentos y pueden verse en la necesidad de utilizar más de lo común.

Por último y para mí lo más importante: Por favor que la cajera no salga a abrir la habitación ni a prender el aire, ya que la compañía de uno, no quiere que la vean. Esto es muy desagradable, porque abrir una puerta, prender el aire y prender la televisión lo sabe hacer cualquiera. Aparte de que  hay mujeres que van a escondida y quieren quedar en el anonimato.

Estos simples consejos sin lugar a duda podrán ayudar a mejorar el servicio, y sobre todo a que este tipo de negocios se mantengan como los más rentables por la amplia demanda de quienes les gusta escaparse a refugiarse en la intimidad de estos lugares a ver televisión. Plop!

 
Diseñado por Jose Veras Design para contrataciones 829-290-7382