jueves, 21 de diciembre de 2017

Sin duda, seguimos siendo una sociedad sin vida propia...

Por.- Willian Baldayaque

El controversial filoso Alemán Arthur Schopenhauer dijo:

“Hay seres de los que no se concibe cómo llegan a caminar sobre dos piernas, aunque eso no signifique mucho”.

Sí, así es. El hecho de que muchas personas no se sabe ni como llegan a caminar, también es prudente saber, que este logro tampoco es algo de otro mundo, ya que hasta los niños lo pueden hacer a partir de su primer año de vida.

La vida debe de ser algo más que el dinero, la comodidad, el egocentrismo, el individualismo, el consumismo, la vanidad y toda las cosas que perseguimos para llenar nuestro vació existencial.

El Psicólogo José Miguel Gómez, comparte en uno de sus escrito de lo cual soy fiel seguidor y de quien tome la idea general para este escrito, no describe una realidad de nuestro comportamiento en la actualidad.

Dice:

¨Poco le importa a ese ser humano el problema de la contaminación, de la ganancia desmedida, del mundo financiero, de la violencia social, de las muertes maternas e infantiles. El que vive para el presente solo les mueve su placer, su beneficio personal, su gula, su inmediatez y auto-gratificación; aunque es quien más se angustia por la muerte y por dejar de existir a través de la visibilidad del éxito y de la felicidad construida; sigue siendo un ser sin vida propia¨.

Me resuena y me deja meditando la conclusión de este párrafo, la cual a pesar de que me esfuerzo por ver a mi sociedad cambiar, no puedo negar y identificarme con la verdad que encierra...

Sin duda, seguimos siendo una sociedad sin vida propia.

 
Diseñado por Jose Veras Design para contrataciones 829-290-7382