viernes, 8 de diciembre de 2017

Prohibido tener amistades en Montecristi ll

Por.- Willian Baldayaque

Primero compartía con Aurelina Gabot y se dijo que era mi novia, luego con Cristal Santana  también era mi pareja, luego con Ely Clara y luego con Berta Jiménez. El fin es que los lleva vida sin oficio de Montecristi, siempre te relacionan con alguien, porque le cuesta entender que el ser humano tiene derecho y razones más allá que la intimidad para relacionarse.
Cada una de esta mujeres que se me ha dado como pareja, aparte de no sé cuántas más, es su compromiso con el cambio para un Montecristi mejor.  Cada una de ellas está involucrada en trabajos sociales y comunitarios. Y debido a que como mujeres preocupadas, trabajadoras, responsables, serviciales, encontró en ellas las coincidencias para ser más que amigos. Ya que nos unes las mismas preocupaciones y los mismos objetivos.
Si anda y comparte con alguien del sexo opuesto, automáticamente los curiosos o lleva vida, sacan sus conclusiones y te la establecen como pareja. Ya que la curiosidad o las ansias de saber no escarmientan y le lleva a mucho suponer con mucha creatividad lo que simplemente no saben.
Sacar el tiempo para especular sobre lo que no se tiene ni idea, es un acto de mucha irresponsabilidad, típico de una vieja de barrio, la cual anda de patio en patio llevando y trayendo.
Lo peor de este tipo de casos, es que uno espera que sean mujeres la que se dediquen a esto, pero es grande la sorpresa cuando te entera que son los hombres que se están envueltos en esta actividad de mujercita.
Eso mismo hombres son quienes me saludan y abrazan a diarios. Que me expresan afecto y respecto. Pero como vieja chismosa, al darle la espalda se dirigen a su actividad favorita, destruir la moral de quien entienden es una amenaza.
En Montecristi hay bastantes mujeres, pero todas son de ellos. Si alguien se le asoma hasta para una simple amistad es una afrenta contra ellos, porque o son de ellos o no son de nadie y solo así están conforme.

Pero seguiremos el juego de la hipocresía, saludando y abrazando a estos amigos, que en realidad son tus principales detractores y que se disfrazan de mil caras. Asechando tus pasos para tener que señalar y que inventar. 

 
Diseñado por Jose Veras Design para contrataciones 829-290-7382